AgfaPhoto
Share Button

Entre los días 6 y 15 de septiembre de cada año Salta celebra Los cultos del Milagro.
El Milagro es la más antigua y también la más actual manifestación de fe de Salta, la cual no conoce otro acontecimiento festivo de la antigüedad, masividad y capacidad de inclusión.

La historia cuenta que en el año 1692 la imagen de Inmaculada Concepción de María, que luego se llamaría Virgen del Milagro, se encontraba a tres metros de altura en un nicho del retablo del Altar Mayor. Aquel 13 de septiembre, después de los fuertes y reiterados temblores que destruyeron la ciudad de Esteco y fueron percibidos con singular intensidad en la ciudad de Salta, se encontró la imagen de la Inmaculada en el suelo sin que sufrieran daño su rostro y manos y según la tradición perdió los colores del rostro que quedó pardo y macilento. La imagen fue llevada a la casa del alcalde Bernardo Diez Zambrano donde se oró toda la noche. Al día siguiente, 14 de septiembre, se colocó la imagen, que todos querían venerar, en el exterior de la Iglesia Matriz donde continuaron los cambios de colores del rostro y fue entonces cuando muchos fieles comenzaron a llamarla “del Milagro”. La imagen fue sacada en procesión por los fieles salteños con el ruego de que cesaran los temblores, lo que finalmente ocurrió. Al cesar los estremecimientos, el día 15 renació la calma y con ella se comenzó a hablar del “milagro”, designando a la Inmaculada como Virgen del Milagro

El proyecto Postes S.O.S, en un programa de asistencia para el Turismo y las comunidades aisladas de los Valles Calchaquíes. Tesacom realiza un mantenimiento preventivo y correctivo todos los meses. Y con motivo de la celebración del Milagro, se efectuó antes de esa fecha, realizando controles efectivos en la ruta mientras los peregrinos utilizan esas vías, monitoreando que los postes estén operativos, y manteniendo una guardia activa para poder atender eventualidades técnicas que requieran una asistencia específica.

El mantenimiento de los postes SOS en la Ruta de los Valles Calchaquíes permiten mantener la operatividad de los postes y así atender cualquier eventual demanda que pudieren tener los peregrinos.